Cargando Cargando...

Papá Noel es blanco

Sergio Rodríguez./ Getty Images

El altruismo y la capacidad de pase es algo que me está gustando sobre manera en este nuevo Real Madrid. Y, como su gran exponente, Sergio Rodríguez.

Esto que resulta de cierta obviedad, es lo que quería resaltar desde el título. Por eso pensé en usar a Los tres Reyes Magos, por ser un producto más español; el título hubiese quedado así: “Los Reyes son blancos”. Como no quería confusiones y nadie puede asegurar que los Reyes sean seguidores del Madrid sopesé como segundo plan titularlo, en honor de quien los portan, Los camellos son blancos”Todos estos títulos serían una metáfora simbólica para indicar la generosidad y alegría con la que juega el Real Madrid situado actualmente como equipo con mejor ataque y más valoración en la fase regular de la Liga Endesa.

Ya en serio. Creo que existen dos tipos de jugadores: los adaptables y los talentosos. Esto no quiere decir que los adaptables no tengan talento, sino que algo en su interior (llamémoslo altruismo) les capacita para reinventarse una y otra vez, sacrificándose de manera inconsciente por el bien del equipo. El segundo grupo, los talentosos, no es que no sean altruistas, sino que siempre piensan que la mejor manera de ayudar al equipo pasa por ellos mismos. Son jugadores que han nacido con un don muy desarrollado y son inmutables. O los aceptas o los desperdicias.

Por otro lado están los entrenadores. Y hablando de entrenadores. Tengo  un amigo-entrenador (sí, existen; los entrenadores pueden tener amigos) que se compró un Porsche 911 Carrera y se quejaba amargamente diciéndome: “¡Me gasto 100.000€ en este coche y lo meto por el campo y no me va! ¡Vaya timo!”. “¿Quizás deberías haberte comprado un 4×4?”, pensé yo; pero como es entrenador y susceptible le dije: “¡Qué vergüenza! Dónde se ha visto, un campo sin asfaltar”. Pues lo mismo pasa con los jugadores…

Hay entrenadores que simplifican y piensan: “la confianza es como un depósito bancario: cuanto más metes, más interés recibes”. Esto es un arma de doble filo por que se tiende a premiar sólo unas actitudes, una parte de la estadística. Un banco, como un equipo, se apoya en unas patas. Si alguna te falla, se rompe o no está, te quedarán más para soportar el peso pero si has construido un banco con tres patas, reza porque no te falle ninguna.

La confianza es como el amor: cuanto más das, más recibes. Y Sergio rezuma amor esta temporada. Amor por el baloncesto. Cuando tú tienes tranquilidad y estabilidad no te importa compartir. Pasa en la vida y pasa en el baloncesto. Así vemos que este brillante último mes del “Chacho” le ha colocado como mejor asistente de la Euroliga (5,6 por partido).

Lo interesante de este deporte es que es mutable. Cambian los equipos, cambian las normas… Cambios que son evolución. El año pasado la velocidad se limitó a 110 Km/h y ahora con el nuevo cambio ya puede correr a 120 Km/h. Esto beneficia a aquellos que tengan un motor más potente. Aunque sospecho que el “Chacho” a veces infringe el límite de velocidad…

Sergio Rodríguez./ Getty Images

@cobayasesina

  Compartir en Facebook
Fecha | 06.12.2011 17:54

Recomendamos