NBA

El paso a paso de los Ball hacia la fama

el

En apenas unos meses, el apellido Ball se ha hecho internacionalmente conocido en el mundo del baloncesto. De sus cuatro protagonistas más destacados -un padre y tres hijos- ninguno tiene todavía nada que ver con la NBA. Sin embargo, las salidas de tiesto del cabeza de familia, LaVar, han hecho que los nombres de sus vástagos, Lonzo, LiAngelo y LaMelo, ya hayan dado la vuelta al mundo. Pese a que el ‘boom’ mediático ha tenido lugar en estas últimas semanas en las que el mayor de los tres, Lonzo, anunció que estará en el NBA Draft 2017, el plan trazado por LaVar viene de lejos.

Pese a que el ultracompetitivo LaVar se inició en el baloncesto, su gran oportunidad en la élite le llegó en el fútbol americano. Formó parte de los equipos de entrenamiento de New York Jets y Carolina Panthers, pero nunca llegó a la NFL. No obstante, el dinero que ganó en esa etapa le permitió iniciar una nueva vida en Chino Hills, a las afueras de Los Angeles, donde se casó y empezó a dar los primeros pasos de un proyecto que hoy ya le da grandes réditos.

Desde que sus hijos aprendieron a caminar, les entrenaba los siete días de la semana. Para controlar su desarrollo, rechazó ofertas de prestigiosos equipos y juntó a su mujer creó el suyo propio, los ‘Big Ballers’, entrenador por él mismo en el que instauró un particular sistema ofensivo basado en pases prácticamente de campo a campo, con triples muy lejanos y apoyado en una alta presión. Además, trató de colocar a sus hijos en los peores equipos posibles con el objetivo de que se convirtieran en auténticos líderes. “Si pierdes, es tu culpa. Si ganas, es por tus compañeros. Si logras ganar con gente que no sabe jugar, es que eres especial. Cualquiera gana cuando cuenta con los mejores jugadores, así que eso les hizo mejorar y saber que siempre tenían que dar el máximo para que su equipo ganar”, cuenta LaVar en un reportaje en el ‘Boston Globe’.

Tras una pequeña decepción en la presente edición del March Madness, en el que UCLA no llegó siquiera a la final regional con un gris Lonzo en la eliminación ante Kentucky, todo apunta a que el mayor de los Ball estará entre las tres primeras elecciones del Draft. No obstante, cuenta el propio LaVar que el mejor de los tres es el pequeño LaMelo. Tiene apenas 15 años y firmó con UCLA antes siquiera de llegar a jugar en el ‘High School’. Probablemente sea el jugador de instituto más conocido del país tras su partido de 92 puntos, 41 de los cuales llegaron en los últimos ocho minutos de partido. Los doctores dicen que podría crecer todavía 10 centímetros más y su padre sueña con un futuro base de más de 2 metros, con un rango de tiro digno de Stephen Curry y un largo repertorio de dribblings: “Será el mejor de los tres y tal vez el mejor de la historia”.

Pese a que LaMelo y LiAngelo también cayeron antes de lo esperado en el campeonato escolar estatal de California en el que era el último partido de LiAngelo en el instituto, el plan de LaVar Ball ya es imparable. Cada vez son más las empresas que llaman a su puerta para unirse al negocio de su marca, Big Baller, a través de la que quiere hacer llegar su apellido a todo el mundo bien sea a través de merchandising, de un documental o de una academia de entrenamiento: “Lo que estamos a punto de hacer no se ha hecho nunca”.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU