Reportaje

Plaga de lesiones, secundarias al poder

el

Lauren Jackson (Seattle Storm) defiende a DeLisha Milton-Jones (LA Sparks) en un partido de la pasada temporada./Getty

Un mes de competición en la mejor liga femenina de baloncesto en el mundo y primeras lesiones de importancia, no tanto por el cómo sino como a quiénes les ha afectado. De nuevo la mala suerte se ceba con la mediática Candace Parker, esta vez en una de sus rodillas. Ya la temporada anterior se la pasó en blanco por un problema en sus hombros. El verano de 2009 su reciente maternidad la dejó sin apenas protagonismo… ¿Volveremos a ver a la Candace Parker de 2008? Ese año logró el MVP y el título de rookie del año, además del oro en Pekín.

También en la costa oeste de Estados Unidos, pero más al norte, los aficionados de las Seattle Storm lamentan el reciente percance de su estrella Lauren Jackson. Una cadera maltrecha la dejará fuera de combate entre dos y tres meses… Adiós a la temporada en Estados Unidos y a pensar en La Malvarrosa y el sol de Valencia, en el Ros Casares la esperan con los brazos abiertos. Quienes dejan poco a poco los problemas físicos de sus jugadoras son las Dream de Atlanta. Angel Mc Coughtry, líder anotadora del equipo, ha superado sus molestias y ya marca diferencias. La `papeleta´ la tienen ahora con Sancho Lyttle, que tras su fugaz paso por el Eurobasket de Polonia regresa tocada en una de sus piernas. Otro quebradero de cabeza para su entrenadora, Marynell Meadors, a la que deben salirse ronchas al escuchar las siglas de FIBA

Hasta aquí nada nuevo. Pero… ¿qué será de esos equipos, quién asume el rol de líderes? Ahora les toca el turno a jugadoras que, pese a su talento y calidad, viven a la sombra de las grandes estrellas mediáticas. En Los Ángeles me viene a la cabeza la figura de Delisha Milton-Jones. Conocida como `D-Nasty´ sobre el parquet, la ala pívot de Georgia siempre se ha codeado con las mejores, ha conseguido título a ambos lados del Atlántico, medallas de oro olímpicas… Pero siempre ejerciendo el rol de escudera, dando fuego de cobertura allí donde se necesita y batiéndose el cobre con todas. Fuera de la cancha admirada por su simpatía y amabilidad, dentro…temida e incluso odiada. Es de ese tipo de personas a las que o amas u odias ¿Les suena? Allá donde ha jugado en Europa deja huella, tanto en el corazón de sus fans como el cuerpo de sus rivales. Su técnica individual y su uno contra uno son una delicia para el espectador.

Con un corte parecido tenemos en Seattle a Swin Cash. La alero de Pennsylvania es otra de esas jugadoras modélicas fuera de la cancha. Catalogarla de jugadora secundaria no sería del todo justo, pero el hecho de jugar junto a Sue Bird y Lauren Jackson la relega a un segundo nivel en el que se mueve cómoda. El año pasado fue clave para conseguir el anillo desatascando el juego del equipo, con la australiana defendida hasta por tres jugadoras a la vez. Esta temporada con Jackson fuera de escena y firmando el equipo un paupérrimo porcentaje en lanzamientos triples, Cash debe dar el paso adelante. El poco fondo de armario de Brian Agler este año le obliga a multiplicarse en la pista. Condiciones tiene para ello.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU