Cargando Cargando...

Playoffs ‘Made In Karl’

George Karl./ Getty Images

La propuesta de cambiar el formato de clasificación para los playoffs formulada por George Karl, el entrenador de los Denver Nuggets, responde a la demanda de una solución para contrarrestar la tendencia de que los equipos de la Conferencia Oeste tengan un camino más complicado en su lucha por alcanzar las Finales. Sin embargo, lo que parece una fácil opción a barajar, lleva consigo muchas más complicaciones.

Está sobradamente demostrado que los equipos de la Conferencia Este no tienen un nivel comparable a los del ‘Salvaje Oeste’. A estas alturas de la temporada, pese a que es cierto que los Miami Heat son el mejor equipo de la NBA, a su estela se sitúan hasta cinco franquicias de la otra conferencia hasta encontrar a los Indiana Pacers. San Antonio Spurs, Oklahoma City Thunder, Memphis Grizzles, Denver Nuggets y Los Angeles Clippers han logrado más victorias que el conjunto de Indianapolis, y mientras Milwaukee Bucks cierra los puestos de playoffs del Este con una holgada diferencia de siete victorias, en el Oeste incluso el undécimo (Portland Trail Blazers) aún alberga esperanzas de postemporada.

Por supuesto, si miramos la clasificación de abajo a arriba, las tres peores franquicias también pertenecen a la Conferencia Este (Charlotte Bobcats, Orlando Magic y Cleveland Cavaliers), y además hasta seis de las últimas diez clasificadas también lo son. Si se tiene en cuenta esto, puede que Miami Heat no fuese la mejor franquicia, y también es posible que su récord de victorias consecutivas no hubiese llegado tan alto. Por supuesto, del mismo modo todo ello da más mérito aún a la racha de triunfos cosechada precisamente por los Denver Nuggets.

Denver Nuggets./ Getty Images

A simple vista, parece que la idea de George Karl resultaría mucho más justa, pero quizás se queda corta cuando se piensa en que los equipos juegan más partidos contra aquellos de su misma división y de su misma conferencia. Siguiendo los pasos de la lógica, esto nos lleva a pensar que la diferencia sería todavía mayor si un cambio en el sistema hiciese que se jugase el mismo número de partidos contra todas las franquicias por igual.

En el caso de que se procediese a un cambio en este sentido, y se instaurase un sistema de competición como el que se sigue en la Liga ACB, por ejemplo, con partido de ida y vuelta, se disputarían 58 partidos en total, hasta 24 menos de los que se juegan con el actual, ya que los 116 resultantes de un doble ida y vuelta resultan excesivos para las piernas de unos jugadores que ya responden a una enorme exigencia física.

Es cierto que es injusto que los equipos de la conferencia Oeste tengan más trabas de las que merecen, y que los equipos del Este reciban todo lo contrario, pero quizás la fórmula actual de 82 partidos sea la que mejor organice la competición y genere el espectáculo necesario para que millones de personas se enganchen a seguir la NBA como ocurre a día de hoy.

@nachodonado

  Compartir en Facebook
Fecha | 28.03.2013 19:35

Recomendamos