Cargando Cargando...

Playoffs NBA, el sitio de los campeones

Michael Jordan puntea un tiro de Larry Bird durante un Celtics-Bulls del año 1987./Getty Images

Le preguntaron en cierta ocasión a Michael Jordan cómo era capaz de anotar siempre la canasta decisiva en los partidos importantes, cosa que sucedía una vez sí y otra también. “Porque me pagan para meter esa”, respondió tranquilamente. En efecto, los otros 20, 30 ó 50 puntos que engrosaban sus estadísticas y nos dejaban maravillados estaban muy bien, pero pudiera haberlas metido otro en teoría, aunque la realidad era que también solía firmarlas él. Pero esa que te daba el partido, el pase de ronda en los play offs o directamente el título, era innegociablemente suya.

Por aquellos mismos días en que leía esa entrevista, recuerdo ver por televisión a un pujante base español, que en ese momento negociaba un contrato trascendental para su carrera, fallar profusamente tiros libres durante la prórroga de un cruce de cuartos de un Eurobasket que se jugaba pocos días después de la muerte de Drazen Petrovic, para dar algunas pistas sin que sean demasiadas.

Si en las distancias cortas es donde una colonia de hombre se la juega, que proclamaba el anuncio, son los partidos y los lances de “pierde y paga”, que diría José Ramón Trecet, los que definen a los campeones. Larry Bird metía la manita –esa que tan prodigiosamente se coordinaba con su ojo- en las narices de Bill Laimbeer para robar el balón que los Pistons sólo tenían que sostener cinco segundos en ese Boston Garden para ganar el quinto partido de la Final de Conferencia de ese año. Luego acertaba a pararse justo antes de pisar la línea, miraba y asistía a Dennis Johnson para registrar el 3-2 que salvaba el factor cancha y en efecto al final resultó decisivo.

La diferencia entre los jugadores excelentes y los verdaderamente ganadores suele apreciarse cuando llega la verdad de los Play Offs. Ahí hemos visto a no pocos MVPs desinflarse o, por el contrario, demostrar que sus credenciales eran legítimas. Y jugadores –y equipos- que después de una temporada regular más que titubeante, sacan a relucir lo mejor de sí mismos justo cuando se anuncia que, después de ni se sabe cuántas manos a los chinos, se juega la que vale una ronda. Los Lakers han venido siendo el mejor ejemplo de esa virtud de saber estar y competir en el momento clave.

Los Play Offs hacen campeones y determinan quiénes no lo son. Hemos conocido jugadores especialistas en las fases regulares, de MVP o de quinteto inicial de la temporada, que no rendían lo mismo cuando llegaban las series. Por no hacer la lista demasiado extensa, recordar a grandísimos como Horace Grant, a Jason Kidd, Steve Nash o el mismo Dirk Nowitzki. En cambio, Dwayne Wade se vuelve un coloso –aquella final tremenda de 2006. Y este año, aunque sean sus primeros Play Off, hemos visto que Marc Gasol puede ser de esa casta de jugadores.

En definitiva, por mucho que se siga debatiendo sobre si los Playoff son el modo idóneo y justo de resolver una temporada, como mínimo podemos asignarle este punto a favor: aquí es donde podemos ver y apreciar a los verdaderos campeones.

Enrique de Pablo
Autor del blog Byenrique http://byenrique.wordpress.com

@EnriquedePablo

  Compartir en Facebook
Fecha | 19.05.2011 12:10

Recomendamos