Chicago Bulls

Rajon Rondo carga contra Dwyane Wade y Jimmy Butler

el

Dwyane Wade, Jimmy Butler

Chicago Bulls no pasa por un buen momento de la temporada. Octavos clasificados en la Conferencia Este y tras haber ganado solo 4 de los últimos 10 partidos, el vestuario es un polvorín. Este miércoles, tras la derrota ante Atlanta Hawks, Jimmy Butler y Dwyane Wade alzaron la voz y señalaron a sus compañeros ante los medios. El ’21’ de los Bulls, que anotó 40 puntos, apuntó hacia Nikola Mirotic, aunque lo hizo sin nombrarlo. El hispano-montenegrino se jugó y falló un triple a 28 segundos del final y Butler le lanzó un mensaje: “Entiendo que si tienes un tiro abierto, te la juegues, pero en ese momento y tal y como iba el partido, tienes que darles la pelota a los mejores jugadores. Así es como funciona. Deja que la responsabilidad caiga sobre mis hombros o sobre los de Wade”.

Wade, por su parte, no señaló a nadie en concreto, pero fue muy crítico con toda la plantilla: “¿Vosotros veis nuestro quinteto? Ahora mismo, el entrenador no sabe si puede contar con muchos de los chicos y eso no puede pasar. Cada partido, cada jugada, tiene que significarlo todo para ti y si no te das cuenta tú mismo es que no te importa una mierda. Ojalá pudiera decir que todos los que están aquí se van a ir a casa y no van a poder ni cenar esta noche, pero no puedo, no sé si les importa lo suficiente”.

Rajon Rondo no se muerde la lengua

Tras toda esta polémica, Rajon Rondo respondió a través de un mensaje en las redes. No mencionó a Butler y a Wade, pero después de todo lo que había pasado, parece evidente que iba dirigido a ellos: “Mis veteranos nunca habrían ido a la prensa. Habrían dicho las cosas al equipo. Mis veteranos no elegían cuándo dar el 100% y cuándo no. Lo daban cada día, ya fuera en un entrenamiento o en un partido. No se cogían días libres. A mis veteranos no les importaban sus propios números. Mis veteranos jugaban para el equipo. Cuando perdíamos, no nos culpaban a nosotros. Asumían la responsabilidad y volvían al gimnasio. Les enseñaban a los jóvenes lo que significaba trabajar. Incluso cuando en Boston teníamos el mejor récord de la liga, si perdíamos un partido, podías oír el silencio en el autobús. Ellos nos mostraron la seriedad del juego. Mis veteranos no tenían influencia sobre el cuerpo técnico. No cambiaban el plan porque no funcionase para ellos. Yo jugué para uno de los mejores entrenadores, y él se encargaba de pedirle el máximo a todo el mundo. Todos los jugadores son importantes para ganar (del uno al 15). Si separas a unos de otros no puedes ganar con regularidad. Puede que sea muchas cosas, pero no soy un mal compañero. Mi objetivo es transmitir lo que aprendí. Los chicos jóvenes trabajan. Lo demuestran. No merecen las críticas. Si algo es cuestionable aquí, es el liderazgo”.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU