Cargando Cargando...

Rayos

Durant e Ibaka./ Getty

Cuando los Thunder aterrizaron en Oklahoma y al poco de jugar unos partidos allí, mi compañero José Ajero me dijo que tuvieramos ojito con estos Thunder dentro de unos años. La conversación continuó hasta acabar con una frase/eslogan que se hizo realidad la temporada pasada: “Los Thunder molan“. Y cada partido que juegan hace que aquella afirmación sea más robusta y brillante. Un equipo maravilloso de ver e interesante de diseccionar.

A Scott Brooks se le entregó un equipo con un futuro prometedor con un jugador que podía dominar la liga con la suficiente paciencia y enseñanzas adecuadas. Unos hombros sobre los que edificar un franquicia ganadora en un ciudad nueva volcada con la experiencia NBA. Brooks fue capaz de reconocer lo que tenía ante sí y actuó de manera brillante(muchos técnicos no reconocen estos momentos por hacer prevalecer su estilo y su sistema). Durant ha ido creciendo y quemando etapas a la velocidad idónea para transformarse en lo que, hoy día, es y será. Brooks ordenó que todo girará en torno a él pero sin caer en el pecado de que un equipo se mueva para el lucimiento individual. Los movimientos en los despachos del equipo del General Manager son adecuados y podemos decir sin miedo a equivocarnos que los Thunder son un señor equipo. Un candidato a ganar esta temporada o la que viene o la siguiente o la siguiente…

La gestión del ego y de las revoluciones de Westbrook ha sido casi perfecta. Un base eléctrico para estos rayos baloncestísticos con aires de demasiada grandeza que afloran de vez en cuando pero que son dispersados por Brooks y la franquicia de manera solvente en la mayoría de los brotes. El problema de Westbrook viene por jugar junto a Durant, meter muchas veces lo mismo que Durant y ser más rápido que él. Westbrook es lo mismo pero no es igual aunque él piense que es mejor. Ese pensamiento inunda el cerebro del base de vez en cuando pero Brooks ha ido aprendido a frenar esos delirios de grandeza para obtener un resultado idóneo para que los Thunder sean cada vez más grandes.

Los complementos para Durant, aparte de Westbrook, son de autentico lujo y elegidos con una sapiencia extrema porque, por ejemplo, fichar a Ibaka cuando en ACB estaba empezando es un punto positivo. James Hardem para ser un sexto hombre premiado en un futuro cercano…casi todos son aciertos. Hasta darle un pastizal a Perkins para que Ibaka siga creciendo. Movimiento casi diabólicos para convertir a un equipo en campeón. Porque los Thunder son eso, con grupo que juega en equipo (salvo cuando a Westbrook le dan sus ataques), que lo hace a una velocidad de vértigo pero controlando lo que le rodea. Van quemando etapas cuando les toca y esta temporada es el momento de llegar a unas Finales. Una vez allí, puede pasar cualquier cosa y si Durant está de por medio, más todavía.

@ICano14

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Oklahoma City Thunder

Continúa la conversación: Foro de los Oklahoma City Thunder

  Compartir en Facebook
Fecha | 07.03.2012 12:42

Recomendamos