Reinventarse es la clave

LeBron James./ Getty Images

Personas que dan su opinión, o gente que a menudo nos referimos a ellos como expertos, entendidos en la NBA (y muchos no sabemos quiénes son), apuntan que LeBron James es posiblemente un perfecto candidato al MVP de esta temporada. Pues discrepo. Y no es que desconfíe de sus capacidades, sino que, a priori, prescindir de Kevin Love y Kyrie Irving para que James lidere el equipo me parece un tanto dificultoso. Una aberración.

Tanto LeBron como David Blatt, criticaron a Dion Waiters en pretemporada que tiraba demasiado a canasta. Perfectamente comprensible. En un partido, Waiters todavía  no puede hacer la misma cantidad de tiros que ‘King James’. El juicio severo del nuevo técnico de Cleveland Cavaliers, en cuanto a su escolta titular, deberá serlo también sobre James. Al principio de verano se comentaba que Irving no tendría tanto protagonismo; Love dejaría de tener tantos balones bajo aros y debería desplazarse hacia la esquina, abriendo espacio para las penetraciones de los exteriores, amenazando así con su certero tiro de tres. En definitiva, mermar sus capacidades. No debería porqué ser así. Eso fue el método que empró Erik Spoelstra con Dwyane Wade y Chris Bosh, pero Blatt no ha de plagiarlos, lo más inteligente sería inspirarse en ellos.

Mientras que Love declaró renunciar a abrirse a la esquina, reduciendo tan escandalosamente su aportación en el ataque de su equipo, ‘Uncle Drew’ se ha manifestado como el máximo anotador del conjunto esta pretemporada. ¿Será LeBron quién reduzca su protagonismo en ataque, cediéndoselo a los otros dos integrantes del Big Three? De momento sí.

En preseason, James sólo ha alcanzado en un partido los 20 tantos (26 ante Indiana Pacers), y eso sucedió en ausencia del MVP del All-Star Game 2014. No nos extrañe, pues, que no sea este año, el cuatro veces MVP, el líder estadístico en el juego de los Cavs. Sin embargo esto no le resta influencia en el vestuario. Esta es el arma secreta en el éxito de los de Ohio. Disponen de un roster con un tridente de lujo, entrenador con personalidad y además larga y efectiva segunda unidad. Esto es lo más tangible, pero ahora tengamos en cuenta que el líder en la cancha será Irving, mas en su hipotética eventual baja, James aparecerá. Sin aires de majestuosidad, ya que la voz cantante del equipo seguirá siendo él por dos motivos: su experiencia e inteligencia. Seguirá siendo el mismo LeBron, aunque abra paso a las nuevas generaciones. Y quizás no acabe siendo el MVP de la temporada, pero si resulta exitosa la estrategia, será el mejor cerebro del campeonato. Reinventarse es la clave.

@PparelladaLJ

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Cleveland Cavaliers

  Compartir en Facebook
Fecha | 31.10.2014 06:42