Cargando Cargando...

Rondo y el corazón Celtic

Rajon Rondo #9 (Boston Celtics)./ Getty Images

Corren malos tiempos para la lírica. Dicen que van a traspasar a Rondo.

En un mundo cada vez más materialista, el baloncesto se va convirtiendo en ello. Quedan atrás las imágenes de dolor de jugadores dejándose todo por la camiseta que defendían. Ya, ya lo sé. Sé que esto es NBA y que es difícil sentir los colores de una franquicia que es poco menos que un gran negocio. ¿Pero de verdad quedan tan lejos esos recuerdos? ¿De verdad el corazón ya no cuenta? No estoy hablando de Willis Reed lesionado en el Madison, ni de Maravich jugando casi sin ver.

No, alego fervientemente a un pasado más cercano. A la figura raquítica de Reggie Miller con su inherente casaca de Pacers; a mitos que desarrollaron toda su carrera en un mismo equipo y frente a una misma afición. Esa extraña especie de jugador, en peligro de extinción, que trasciende el baloncesto y juega también en el corazón del espectador que acude religiosamente a verlo sonreír. Como Rajon Rondo.

Nos remontamos a no hace mucho, a los últimos Playoffs de la NBA. Tras todo este asunto del lockout, eso sí, pareciera que estuviésemos hablando de una etapa olvidada y lejana. Pero no, no hace tanto. El pasado 7 de mayo de 2011, en el tercer partido de las semifinales del Este entre Celtics y Heat, Rajon se dislocó el codo izquierdo tras caer junto a Dwyane Wade. Esto sucedía en el tercer cuarto, a siete minutos del final del mismo, y con 60-50 en el marcador favorable al equipo verde.

Codo fuera de su sitio, cara de dolor… y apenas unos diez minutos más tarde, volvía al parqué. Pero sin bicicleta ni parafernalia alguna. Todo lo contrario: solo, sin saludar, sentándose al final del banquillo. Y entraría a jugar, claro. Y, además, robaría un balón clave a Chris Bosh para sentenciar el partido botando a una mano. Una demostración de compromiso, de corazón, de carácter Celtic.

“Todos nos quedamos en plan: ¿qué hace este tío aquí?”, dijo tras la victoria de aquella noche Kevin Garnett. Rondo, que jugó con un brazo, declararía que “sentía que podía ayudar y cambiar el partido a partir de la defensa, y para eso solo me hacen falta las piernas”.

Y ahora le quieren traspasar. Orgullo Celtic en anuncios, sí, ¿pero y en la pista?

@MoralesJAlmeida

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Boston Celtics

Continúa la conversación: Foro de los Boston Celtics

  Compartir en Facebook
Fecha | 08.12.2011 17:59

Recomendamos