Rose en El País de las Maravillas

Derrick Rose./ Getty Images

Representar en el cine los clásicos de la literatura universal, a menudo (no siempre), resulta una aberración. En el caso de Alicia en el País de las Maravillas, lo es. No es comparable la obra maestra de Lewis Carroll, con la versión cinematográfica de Alicia de Tim Burton. Una escena en la película me inspiró este artículo. Aquí, paralelismos de ese fragmento con la realidad.

Muchas veces soy capaz de creerme seis cosas imposibles antes de desayunar. Seis cosas imposibles, enuméralas:

Una. La poción que te hace encoger. Maldita lesión de Derrick Rose en playoffs. Increíble, desde la visión más etimológica. No creíble. Imposible. ¿Cómo debía interpretar un aficionado de Chicago Bulls, que el reciente MVP más joven de la historia, que el jugador franquicia de un aspirante al título, se perdería el resto de postemporada y parte de la siguiente temporada? Al final resultó que no sólo fue ‘parte de’ la siguiente sino ‘toda’.

Dos. La tarta que te hace creer. Antaño jugó diez partidos y se volvió a lesionar. Tomó más de aquella poción, pero el Mundial lo ha hecho crecer. Finalmente, vuelve Rose. Se ha hecho de rogar, pero ya está aquí. ¿Quién tiene, en la vida real, el papel de tarta en la película? ¿Tom Thibodeau, como miembro del cuerpo técnico del Team USA, o el renacido Pau Gasol, como fichaje estrella del equipo? En dos ocasiones cambiamos de concepción sobre lo real y lo irreal, y otra vez la realidad nos vuelve a sorprender.

Tres. Los animales hablan. Claro que hablan. Y entre ellos hay distintas categorías. Yo mismo era de los que criticaba su convocatoria para el Mundobasket en lugar de John Wall o Damian Lillard. Otros, llegaron a denunciarlo por no regresar tras un año de reposo. Rose tuvo que lidiar con toda clase de crítica y asimilarla, ya que no eran fingidas.

Cuatro. Los gatos se evaporan. ¿Dónde están los críticos? ¿Dónde está esa visión que incluso yo tenía, autor de este discurso, en cuanto a que jamás volvería a ser el de antes?

Cinco. Existe el País de las Maravillas. Y éste es la NBA. Lugar en donde ha maravillado a tantos, país en el que ha incluso reinado, del mismo modo que Alicia en A Través del Espejo, deviene de peón a reina. Como en una partida de ajedrez. Asimismo, todo desaparece cuando Alicia despierta. Rose, tú, sigue soñando.

Seis. Puedo matar al Galimatazo. Decapitarlo, diría yo. El Galimatazo, como bestia que atemoriza a todo ser viviente, por peculiar que sea, en el reverso del espejo. Las lesiones, como bestia que nos atemoriza. Córtales la cabeza si tienen. Supéralas para siempre. No recaigas.

En definitiva, leed a Lewis Carroll.

@PparelladaLJ

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

  Compartir en Facebook
Fecha | 17.11.2014 19:54