Cargando Cargando...

Roto

Ricky Rubio./ Getty Images

El escalofrío aún me dura. Lo de Ricky ha sido un palo. Como fan, como periodista y como loco por la NBA. Hoy han pasado muchas cosas en la mejor liga de baloncesto del mundo, se ha visto uno de los mejores vuelos de la historia, los Grizzlies han perdido, los Heat ganaron en la prórroga, etc. Pero mi cabeza está con Ricky. Y creo que la de todos los fans de la NBA (yankees y no yankees). Las ilusiones de todos se han roto como el ligamento de la rodilla izquierda del base. No me lo quería creer. Cuando vi la imagen en directo el viernes de madrugada no pensé que fuera tan grave. No esperaba que estuviera roto. Pero los rumores primero y el silencio de la franquicia después hicieron que ese escalofrío recorriera mi espalda. Un mal escalofrío.

Escribo esto a las siete de la mañana. Mis labores en Canal Plus acabaron a las cinco y media pero mi cabeza sigue funcionando a estas horas. Es una pena que ahora es grande y que irá disminuyendo a medida que se acerque su vuelta. Porque Ricky volverá más fuerte y mejor. Más maduro si cabe. El mundo NBA anda conmocionado por esta lesión. Todas las webs de información NBA nos ofrecían en portada la noticia. Twitter sufría. Las grandes estrellas y los compañeros de Ricky le apoyaban. El peso que ha ganado en este tiempo ha sido enorme. Un aire fresco que soplaba en la liga y que no volverá hasta el próximo mes de noviembre.

Hoy la NBA está triste porque Ricky no jugará en esta temporada. Pierden una futura estrella y una figura presente que animaba los resúmenes diarios y ofrecía la esperanza en los Wolves. Ahora nos encontramos con un frenazo en toda regla. Pero es un punto y seguido. El pesimismo no debe formar parte de nuestros sentimientos por la simple razón de que Ricky no lo es y no se dejará dominar por ello.

Kobe Bryant y Ricky Rubio./ Getty ImagesEs el momento de levantarse del golpe. Todos. Y con la paciencia como virtud principal hay que esperar. Ricky volverá. Pero, por favor, no seamos “españoles” y le echemos la culpa a Kobe o pensemos que los Wolves quieren negar el billete a los Juegos Olímpicos. El proceso de recuperación es demasiado largo e importante como para arriesgar. Londres no es su lugar. Por edad y madurez, Río de Janeiro será la ciudad donde Ricky triunfe. Ahora tranquilidad. Nos quedan nueves meses para volver a ver sonreír a Ricky (y nosotros con él).

@ICano14

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Minnesota Timberwolves

Continúa la conversación: Foro de los Minnesota Timberwolves

  Compartir en Facebook
Fecha | 11.03.2012 10:11

Recomendamos