Houston Rockets

Russell Westbrook y James Harden ya cansan

el

James Harden y Russell Westbrook./ Getty Images

Cuando se escriben estas líneas, Russell Westbrook lleva ya 20 ‘triples-dobles’ y James Harden 12. ¿Espectacular? Más bien cansino. ¿Dónde quedaron los tiempos en los que conseguir un ‘triple-doble’ era poco menos que una gesta. La superioridad del base de Oklahoma City Thunder y el escolta de Houston Rockets tienen, desde mi punto de vista, más aspectos negativos que positivos.

Depende del punto de vista con el que se mire a las actuaciones de los dos jugadores mejor posicionados a estas alturas para llevarse el galardón de MVP de la regular season, los paseos sobre la cancha de Westbrook y Harden dejan entrever las vergüenzas de sus rivales, sus propios equipos e incluso la propia NBA. El hecho de que una plantilla cuente con un jugador que promedia un ‘triple-doble’ en puntos, rebotes y asistencias dice más bien poco del resto de integrantes del equipo. Sobre todo cuando estamos hablando de un base (aunque no un base puro). Más de lo mismo cuando se trata de un escolta.

Lo mismo sucede si queremos sacarle punta a los rivales de estos jugadores todoterreno. ¿De verdad ha habido hasta 20 y 12 defensas respectivamente que no han sido capaces de frenar a alguien que anotar, rebotea y asiste a diestro y siniestro? No estamos hablando de un equipo en el que se defiende a conciencia a algún jugador concreto y se descuida (o de deja espacio) a otros con mucho potencial pero no estrellas. No. Estamos hablando de que el jugador a atar en corto es el que te está destrozando en ambos lados de la cancha. No quiero restar importancia a las ‘salvajadas’ de Russell Westbrook y James Harden prácticamente noche sí y noche también, pero es que tanta soberanía me chirría. Algo falla, sobre todo cuando estamos ante una NBA en la que los jugadores están cada vez más físicamente preparados y, en teoría, con menos carencia técnicas.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU