Cargando Cargando...

Sí, pero también hay que meterlos

The Nokia Urban Music Festival With The Prince's Trust - Workshops./ Getty Images

Pasa todos los veranos, pero da la impresión de que este año la cosa ha ido a más con motivo del cierre patronal que mantiene la NBA en un paro absoluto. Los jugadores de la Liga se mantienen en forma y se quitan el mono de baloncesto en torneos Pro-Am veraniegos a lo largo y ancho de los Estados Unidos, demostrando muchas veces su impresionante superioridad sobre jóvenes universitarios o amateurs. Pare el deleite del público asistente quedan unas actuaciones de lujo de las que se habla durante los días siguientes… hasta que otro NBA marca el territorio en otro campeonato a los pocos días. Antes se trataba del boca a boca, haciendo increíbles (en todo el sentido de la palabra) algunas historias, pero ahora con la globalización que supone Internet está a la vista de todos, para lo bueno y para lo malo.

Todo esto viene a cuento de las recientes anotaciones desorbitadas de algunos jugadores NBA en estos torneos y las consiguientes reacciones de fans y medios al respecto. Kevin Durant desmarcándose con 41 puntos en la Goodman League de Washington, en la que también han participado este año, hasta el momento, jugadores como Michael Beasley, John Wall, Ty Lawson, Gary Neal, Donte Greene o Josh Selby entre otros. Después llegó el medio centenar de tantos de James Harden en la Drew League de Los Angeles, donde DeMar DeRozan destrozó los aros recientemente y donde nombres como Sonny Weems, Austin Daye, Ed Davis, Joe Smith, Joey Dorsey o nuevamente el propio Beasley también han dejado su huella en semanas recientes. Y así nos presentamos en los últimos días a las dos exhibiciones del amado/odiado (más odiado –por desgracia y falta de conocimiento- que amado) Brandon Jennings.

[yframe url='[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=EKOC88Ngjhg’]

‘Young Money’ dio el pelotazo cuando hace unos días se marchó hasta los 81 puntos en un partido benéfico con famosos con dotes para el basket y algunos jugadores NBA de segunda fila presentes. La gesta se produjo en un encuentro de cuartos de 10 minutos y saltó rápidamente a los medios e inundó las redes sociales de Internet. Unos días después el mismo Jennings viajó a Washington y acabó un partido de la Goodman Coalition (la versión indoors de la Goodman League) con 51 puntos. De acuerdo que llegar a estas anotaciones implica tiras muchas veces a canasta y sacar a relucir tu lado más chupón, pero, y aquí llega el título de este post, también hay que meterlos. El rival y la calidad del encuentro, así como la intensidad defensiva pueden restar importancia al asunto o magnificarlo más, pero, insisto, también hay que meterlos.

Que nadie se olvide que estamos hablando de chicos (muchas veces casi chavales) con ansias de baloncesto a los que les faltan uñas de tanto mordérselas por el lockout y que lo único que quieren es jugar. Estos eventos Pro-Am son algo así como su metadona contra el mono que supone tener que estar obligatoriamente parados y que, sinceramente, no tendrían de tanto bombo si nosotros mismos, medios y fans, no se lo diésemos. ¿Por qué tanto criticar en lugar de divertirse? Ellos se lo pasan bien jugando, pues entonces disfrutemos nosotros también viéndolo, que antes de Internet estas cosas sólo eran un “me han dicho”, “he escuchado”, “se rumorea”…

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=Elu1XD3lhEc’]

  Compartir en Facebook
Autor | Antonio Gil
Fecha | 19.07.2011 19:38

Recomendamos