Cleveland Cavaliers

Diga sí a los superequipos

el

Kevin Durant, jugador de Golden State Warriors; LeBron James, jugador de Cleveland Cavaliers.

LeBron James tiene una misión: hacer que varias estrellas de la NBA fichen por Cleveland Cavaliers. No dejar los Cavs para irse a un superequipo, sino formar el suyo propio y volver a las Finales en 2018 para enfrentarse a los actuales campeones, Golden State Warriors. Es bueno para los fans, para la Liga e incluso para el propio ‘King James’. “Tú inventaste esto de los superequipos”, le dedicaba Draymond Green durante el turno de palabra durante el baño de masas de los jugadores del equipo de la bahía de Oakland en su ‘parade’. Pues claro que sí, y por eso ahora tiene que reinventar ese concepto. Ya se fue a Miami Heat para en busca de buenas compañías para lograr un anillos (que al final fueron dos). En esta ocasión la historia dice que sean esas buenas compañías las que vayan a Cleveland para que el duelo entre Warriors y Cavs se alargue en el tiempo, marcando una época en la NBA.

El hijo de Akron fue objeto de innumerables críticas y camisetas quemadas cuando dejó en la estacada a su equipo de toda la vida para “llevar su talento a South Beach”. Sin embargo consiguió su objetivo de coronarse. Kevin Durant recibió el mismo trato cuando volvió la espalda a Oklahoma City Thunder para formar parte de la pléyade de estrellas de los Warriors, pero él también logró lo que se había propuesto. Ya se lo dijo su madre, “digan lo que digan, lo has conseguido”Que ahora sea otro miembro de la élite de la Liga (¿Paul George? ¿Carmelo Anthony?) quien llegue a los Cavs no haría más que acrecentar el interés por una nueva revancha entre los dos finalistas de esta temporada y dotar de un poco más de morbo a una competición que necesitaba de una rivalidad como ésta, digan lo que digan. ¿Y el resto de equipos? Pues haber hecho los deberes a tiempo.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU