Cargando Cargando...

Tirando hacia Brooklyn, por el puente

Brooklyn Bridge./ Getty Images

Emblemático, neogótico, imponente, el Puente de Brooklyn tardó 13 años en ser construido, entre 1870 y 1883. Costó 15.1 millones de dólares, el doble de lo presupuestado, ya por entonces, y se llevó 20 vidas, entre ellas la del propio constructor, John Augustus Roebling, y casi la de su hijo Washington, que le sustituyó al mando de las obras. El día que fue abierto al tráfico lo cruzaron 1.800 vehículos y 150.000 personas, hoy registra un tránsito diario de unos 150.000 vehículos. Era el puente colgante más largo del mundo, el título le duró 20 años. Le dio al distrito de Brooklyn un punto de conexión con Manhattan que no fuera el ferry. Hoy sigue siendo uno de los ineludibles símbolos de Nueva York.

En mucho menos tiempo, el magnate ruso Mikhail Prokhorov y el rapero Jay-Z le han dado a Brooklyn otra cosa que no tenían: un equipo profesional de baloncesto. Y le han prometido todavía más: el anillo de campeón en 2015. Mucho más dinero no sé si costará, porque a saber si 15 millones de entonces equivaldrían a 5.000 millones de ahora. Pero escatimar no se ha escatimado: aparte los casi 200 desembolsados por traerse la franquicia de New Jersey más los 1.000 que ha costado el flamante Barclays Center, presumen de ser el tercer equipo que más pagará a sus jugadores esta temporada.

Deron Williams./ Getty ImagesDe momento, antes de que se abra el fuego, las cosas no han podido empezar mejor: su muy neoyorquina camiseta negra –que bien podría haberla diseñado Donna Karan– ya es la segunda más vendida después de la de los Lakers. Y han empezado ganando sus tres primeros partidos de pretemporada, bueno, hasta que los Celtics se han puesto serios en la devolución de visita después de sucumbir por un punto en el Garden. Y sobre todo, la expectación y la ilusión generada en este célebre barrio de 2.5 millones de habitantes.

Luego están los escépticos que dudan sobre cómo funcionará el pegamento de la nueva plantilla y cuál será su rendimiento en el largo recorrido. Uno de los argumentos que se barajan es el hecho de que tres de sus presumibles lanzas ofensivas –Williams, Johnson y López– apenas jugaron 60 partidos entre los tres el curso pasado, y 55 fueron de Deron. Otro de los atractivos, sobre todo para los de este lado del Atlántico, es observar las prestaciones de Mirza Teletovic, que pasa por ser uno de los mejores y más fiables jugadores extranjeros que han pasado por la liga española en los últimos años. El que no está para prudencias es su entrenador, Avery Johnson, que ya ha avisado que su objetivo no es otro que el título.

De momento son conjeturas, pero lo que es un hecho es que Nueva York ya se equipara a Los Ángeles y cuenta con dos equipos en la ciudad. El derby no dejará indiferentes, y como los que diseñan el calendario de la NBA se parecen muy poco a los que lo hacen en otras ligas de otros países que bien conocemos, no vamos a tener que esperar mucho. Ya se sabe que aquí es costumbre arrancar a toda pastilla, y en la primera jornada siempre programan partidazos: el 30 de octubre un Lakers-Mavericks, el 1 de noviembre un San Antonio-Oklahoma… y un Brooklyn Nets – New York Nicks en el Barclays. La primera en la frente.

Sí, el Puente de Brooklyn ha visto mucha historia, de poco ya se va a espantar. Pero es verdad que nunca fue lugar de paso para el baloncesto. No hacía falta cruzarlo para ver un partido. Y ahora, del viejo Madison al nuevo Barclays, total es un paseo, o cuatro al año por lo menos, si nos lo proponemos.

Enrique de Pablo

byenrique.wordpress.com

 

@EnriquedePablo

  Compartir en Facebook
Fecha | 19.10.2012 18:40

Recomendamos