Milwaukee Bucks

Todo el mundo quiere a Giannis

el

Giannis Antetokounmpo./ Getty Images

No está siendo nada fácil la temporada para Milwaukee Bucks, pero un rayo de esperanza asoma con fuerza en la franquicia de Wisconsin. Giannis Antetokounmpo es un destello de luz en una campaña negra. El jugador más joven de la liga tiene un gran potencial y ya está dejando muy buenas sensaciones entre todos los aficionados de la NBA. Por lo que se ve y por lo que se le intuye.

Antetokounmpo es de esos jugadores que tanto gusta, versátil y polivalente como pocos. El clásico point-forward. Capaz de atacar y defender, crear juego para su equipo y destruir el del rival. ‘The Greek Freak’ hace un poco de todo. Atrapa rebotes, tapona, roba, es eficaz en las transiciones y bueno buscando y tapando espacios. Y eso sin olvidar una de sus mayores virtudes: es un jugador de equipo, que sacrifica su lucimiento personal por el grupo y su posición por su juego. Puede que sea la anotación su punto débil, y por eso se le pide que asuma una mayor responsabilidad de cara al aro, pero  tiempo al tiempo.

Giannis llegó de tapado, fue drafteado en posición #15 desde una liga menor, y muchos le veían en la D-League antes de empezar. Y aunque todavía tiene mucho por mejorar y demostrar, poco ha tardado en callar esas bocas. Antetokounmpo destaca ahora en la NBA pero hasta hace unos años se dedicaba a vender pañuelos por la calles de Atenas para conseguir algo de dinero que llevar a casa. En Grecia jugó en el Filathlitikos de segunda división y en diciembre de 2012 el CAI Zaragoza se hizo con sus derechos, pero nunca llegó a disputar ni un minuto en España, ya que esa misma temporada fue elegido por Milwaukee.

Si algo llama la atención es su físico privilegiado. Llegó a la NBA midiendo 2.06 y ha crecido 3 centímetros desde entonces, y se espera que siga haciéndolo. Aunque sin duda lo que más sorprende son sus gigantescas manos. Su complexión atlética y envergadura recuerdan a Kevin Durant, precisamente el espejo en el que se mira el joven alero. “Durant es mi ídolo”, reconocía en su blog. Y parece que la admiración es mutua: Me gusta el rookie de Milwaukee. Es el jugador más habilidoso de su equipo”, declaró Durant recientemente.

Por su juego, su físico, su sencillez y su naturalidad el chico de apellido impronunciable ya se ha ganado muchas simpatías entre los seguidores de la NBA. Pero quedaos con su nombre. La historia de Antetokounmpo no ha hecho más que empezar y esta epopeya griega se prevé apasionante.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU