NBA

Todo maestrillo tiene su librillo

el

Kobe Bryant y Michael Jordan./ Getty Images

Para entender a Garcilaso de la Vega hay que tener en cuenta la influencia por el amor platónico. El amor como fenómeno cósmico, o lo que viene a ser enamorarse sin haber visto a la otra persona. Uno de sus referentes fue Petrarca, y en referencia a él, decía: “el buen poeta imita. Emula”. Concienciado de lo que representaba el plagio, Garcilaso intentó emular a su antecesor. Dicho concepto, distanciándose así del plagio, se manifiesta siglos después con la conocida serie televisiva [el doctor] House, de David Shore, inspirada en Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle. Rasgos referentes al carácter de los personajes (Holmes adicto a la cocaína, House adicto al Vicodín, etc.), resulta idóneo para comprender la divergencia: plagiar o emular.

Una evidente influencia yace en la eterna comparación entre Michael Jordan y Kobe Bryant. A su pesar, hay algo que rompe en referencia a los autores que aquí se citan, y es que Bryant quiere superar a Jordan. Quien ha leído Eleven rings, de Phil Jackson (lectura que recomiendo), conoce los parecidos caracteres que tienen ambos jugadores. Como destaca el autor, lo que más les asemeja es la elevada capacidad de aguantar dolor (cosa que, creo, ya he comentado algún día por aquí). Existe infinidad de vídeos en los que se los compara. Se identifica, allí, cómo en ocasiones calcan un mismo movimiento mientras juegan. Volviendo al libro de Jackson, cuando éste presentó a ‘His Airness’ y ‘Black Mamba’, la reacción del más joven no fue otra que retarlo. Citando de memoria, dijo algo como: cuando quieras estoy dispuesto a patearte el trasero. ¡Qué gracioso! No me imagino a Garcilaso enfrentándose así con Petrarca, ni tampoco a Shore con Doyle.

En suma, a Bryant, quien por bien o por desgracia, superará en anotación a su máximo influyente en el juego, será opinión del aficionado colocarlo también en condición de mejor jugador de la historia. A él, seguramente, le molestaría leer estas líneas por eso de decir que Jordan es su principal referente. Pero es que eso, en realidad, es un elogio. Poderle emular, no está a la altura de tantos, y sí lo está a la de ‘KB24’. Del mismo modo que si quieres hablar, debes escuchar previamente, o lo mismo con escribir y leer; si quieres jugar, has de ver jugar. Pues viendo a Kobe Bryant, se nota claramente, ha analizado a MJ en muchas ocasiones. Me pregunto si cuando el laker alcance el podio histórico de anotadores, en vez de despotricar del propietario de Charlotte Hornets, agradecerá, públicamente, que es quien es, gracias a haber visto infinidad de partidos, entre tantos, algún que otro, de Michael Jordan.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU