Cargando Cargando...

Tulsa se entona y anima el final de liga regular

Ivory Latta y Tiffany Jackson celebrando una canasta de Tulsa./Getty

`Nada es imposible´. Así rezaba el conocido eslogan de una de las grandes marcas deportivas a nivel global. Y eso es quizás lo que pensaban las jugadoras de Tulsa Shock hace ahora una semana. Con solo una victoria en su casillero, el equipo que entrena Teresa Edwards –inició la liga en el banquillo Nolan Richardson- estaba prácticamente desahuciado, era pasto de la crítica fácil y del más profundo escarnio público. Los números eran claros, sin margen para otras lecturas. La llegada a principios de temporada de la australiana Liz Cambage parecía abrir un halo de esperanza para la peor franquicia de la pasada temporada. Primero una lesión y luego su poco rendimiento han relegado a la altísima pívot al banquillo, con presencia testimonial en los partidos. Pintaban bastos de nuevo para las de amarillo. Pero desde hace medio mes la veterana Sheryl Swoopes, junto a jugadoras que han recuperado el apetito como Holt o Jackson, han comenzado a competir. Con todo esto, las victorias ante Los Angeles Sparks y Connecticut Sun han animado la competición y de paso han reactivado a un equipo que tiene ante sí la posibilidad de evitar igualar o `mejorar´ la peor racha de derrotas de una franquicia WNBA y que firmaron las Atlanta Dream hace pocas temporadas con un balance 4-30.

Pese a esa derrota contra el `farolillo rojo´ de la competición, Los Angeles Sparks han aprovechado la racha negativa de San Antonio Silver Star, seis derrotas consecutivas, para acechar la cuarta plaza de Play Offs que actualmente ocupan las tejanas. Si atendemos a sensaciones y dinámicas, el equipo angelino ha de sobrepasar en la tabla a Becky Hammon y compañía, y de la mano de una imponente Candance Parker, clasificar al equipo para la semifinales. Y en esas semifinales les esperará como primeras clasificadas las jugadoras de Minnesota Lynx, único equipo clasificado de momento y que ya se ha asegurado con sus veintitrés victorias la primera posición al término de la liga regular. Y si de vital se puede catalogar la vuelta a los parquets de Parker, no menos lo ha sido la de Lauren Jackson en Seattle. La jugadora internacional australiana ha revalorizado un equipo ya de por sí plagado de grandes jugadoras que permite a las de Brian Agler optar a la segunda plaza, en pugna directa con Phoenix Mercury. En la franquicia de Arizona ya cuentan con Diana Taurasi, una vez recuperada la jugadora de origen italo argentino de sus molestias en la espalda. Candice Dupree ha sido la encargada de hacer olvidar los puntos de Taurasi. Ahora bien, si sigue a este nivel, y con la aportación siempre importante de Penny Taylor, la más que probable semifinal en el oeste entre Mercury y las Storm pinta más que interesante.

Cambiando de conferencia llegamos al este, donde Indiana Fever se ha dejado comer terreno semana a semana hasta tener tosiéndole en la nuca unas no tan fiables en los últimos partidos Connecticut Sun. Ironías de la vida, su derrota ante Tulsa las coloca a una sola victoria del liderato en esta conferencia. Aquí la tónica dominante es la irregularidad mostrada en la última semana por todos los equipos, exceptuando quizás a Atlanta Dream, la gran beneficiada de los últimos `pinchazos´ de sus rivales. Con la internacional española Sancho Lyttle recuperada de sus problemas físicos, la franquicia de Georgia presenta un quinteto temible, con Erika de Souza completando el juego interior, Angel McCoughtry en el exterior y Lindsey Harding como base, dejando la otra posición exterior abierta a rotaciones entre la brasileña Iziane Castro Marques o la experimentada y menuda Armintie Price. Su próximo duelo ante Indiana promete, al igual que el Chicago Sky-New York Liberty. Ahí se decide mucho. Una derrota del equipo entrenado por Pokey Chatman pondría en bandeja de plata los Play Offs para Cappie Pondexter y compañía. Salvo Washington Mystics, olvidadas hace tiempo en las quinielas por saber qué equipos jugarán las semifinales del este, el resto de equipos tienen ante sí dos semanas intensas para redimirse. En este mes de septiembre, y como si se tratara de unos estudios universitarios, los equipos intentarán apurar opciones y pasar con nota tan exigente examen.

  Compartir en Facebook
Autor | Jaime Durán
Fecha | 30.08.2011 10:17

Recomendamos