Opinión

Un caño, un mate y Monroe

el

Ricky Rubio sube el balón en el BBVA Rising Stars./ Getty

Comenzó el All Star Weekend. La transformación positiva de la primera jornada se consolidó tras el partido. El BBVA Rising Stars Challenge consiguió crear una gran expectación ante el encuentro que estrenaba formato. Los mejores jugadores de primer y segundo año, mezclados y con ganas de disfrutar. Un servidor lo hizo de lo lindo. No todos los días puedes ver a Ricky Rubio lanzarle balones al cielo a Blake Griffin para que nos deje con la boca abierta. No todos los días nos encontramos con John Wall e Kyrie Irving compartiendo perímetro y haciendo diabluras por dentro y fuera. No siempre vemos al futuro de la NBA jugar relajado, para pasarlo bien y hacer malabarismos. A mi,señores, la primera experiencia BBVA Rising Stars Challenge me ha parecido fabulosa por cuatro razones:

1- Porque por primera vez en años, el viernes del All Star ha merecido la pena y ha provocado muchísimo revuelo en el mundo del baloncesto. Mucho talento joven mezclado pero no agitado para mantener los sabores de todos los ingredientes.

2- Porque ver a Ricky jugar a galope tendido es un privilegio y una aventura excitante. “Tirar un caño” con la misma naturalidad con la que sonríe es una virtud y una suerte para los que le vemos jugar. Esa jugada será una de las mejores de todo el fin de semana. Pero su primera canasta en un All Star ha sido una bandeja “old school” que podría haber firmado el mismísimo Magic Johnson. Olé.

3- El mate de John Wall pasándose el balón por detrás de la espalda, emulando al ahora jugador de los Knicks Jr Smith es para tenerlo grabado y repetir la acción hasta que los ojos nos lloren. Una obra de arte. Complicado. Muy plástico y explosivo.

4- Cuando John Wall quería cerrar el encuentro con un auto alley oop, alguien surgió de entre las sombras. Los rivales le dejan vía libre para hacer la jugada. Nadie esperaba que un ladrón de guante blanco con cara de niño malo le robara la pelota. Un gesto sin mala fe pero lleno de arte y gracia. Un pícaro con una sonrisa del mismo corte. Un crack este Monroe. El típico amigo con el que te vas de cañas. Candidata a jugada simpática de la semana.

Por cierto, una petición. Que nadie se lleve las manos a la cabeza por la falta de rigor defensivo o de los árbitros. Hay demasiado purista. El All Star Weekend es una fiesta de las buenas. Y en las fiestas uno está para pasárselo bien. Lo de ser intensamente defensivos es un aburrimiento. Está mal visto que te pongas serio en una fiesta donde todo el mundo quiere disfrutar, reír, bailar y jugar al baloncesto.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU