Cargando Cargando...

Un equipo ‘made in Jason’

Asistencia de Jason Kidd, el timón de los Mavericks./Getty ImagesBienvenidos, están ustedes en la mejor página sobre el baloncesto americano que podemos encontrar en nuestro país. Si miran ustedes este site, Basket4Us, encontrarán un trabajo bien hecho. Y bien dirigido, vaya. El diseño es excelente, los detalles están cuidados al máximo, la atención está repartida a lo largo de todo el site, si bien es sencillo encontrar lo que a uno le interesa. Los colores son agradables, los textos están bien escritos, las noticias llegan con fluidez… Y como ven, los bloggers somos bastante corporativos. Es un site en el que se respira basket, sin serle ajeno al que sólo viene a echar un vistazo y curiosear.

El caso es que, decía, es un site bien dirigido. Los Nets de Nueva Jersey llegaron a las finales en 2002 y 2003 con gente como Van Horn, K. Martin o Jefferson. Buenos jugadores convertidos en un equipo a través de las manos de Jason Kidd. Los Mavericks de hoy tienen la misma pinta.

Si, amigos: Jason Kidd dirige este site. Ya lo han oído: está bien estructurado, tiene un diseño estupendo y las noticias llegan con fluidez. Triple doble de Kidd. El otro día, en el último partido frente a los Thunder, volvió a dar una clase práctica de baloncesto. Cuando le ves subir el balón, nunca con la misma fluidez de sus primeros años en Phoenix tras esa maldita lesión de rodilla, mirando cómo Terry aprovecha los bloqueos de Marion, sigues viendo al tipo que más asistencias ha repartido en la historia de la NBA tras el imbatible Stockton. Un tipo que es capaz de sacar lo mejor de la gente que tiene alrededor. Pese a saberse en sus últimos años.

Kidd nunca ha sido el base perfecto. Le ha faltado pausa para elegir sus tiros, le ha faltado suerte con las lesiones (rodilla y codo), le ha faltado un entrenador que supiera explotar sus cualidades y, claro, le ha faltado una situación personal menos complicada. Pero Jason Kidd sigue siendo uno de los pocos bases en la NBA que sigue prefiriendo hacer jugar que anotar, colocar a sus compañeros que buscar la foto o salir en las 5 mejores canastas de la noche. Los Mavs son ese tipo de equipo: vale lo mismo un tiro de Terry, una bandeja de Marion o dos tiros libres de Nowitzki que un mate estratosférico de Kevin Durant o un Coast to coast de Westbrook. Por eso han llegado sin hacer ruido, porque son George Harrison: componen, arreglan, cantan y hacen que los demás parezcan mejores.

@ssmenendez

  Compartir en Facebook
Fecha | 31.05.2011 11:53

Recomendamos