Cargando Cargando...

Una bomba de relojería

Darko Milicic./ Getty Images

Doy por hecho que cuando un equipo legendario como los Boston Celtics apuesta por un jugador como Darko Milicic tiene claro la “perla” que mete en su vestuario. Lo contrario sería un ejercicio de ilusión e inconsciencia, no sé muy bien en qué orden.

Ilusión por domar la lengua de la fiera e inconsciencia porque su historial de astracanadas dentro y fuera de la pista es tan antiguo como el hilo negro y sus últimas declaraciones no apuntan precisamente a que a base de palos el angelito aprenda.

Sus últimas perlas son estas: “Estoy harto de demostrar que fui el número 2 del draft y toda esa mierda”.

Toda esa “mierda” se traduce en seis equipos en nueve años, traspasos mediadas temporadas, amnistía ejecutada por los Minnesota Timberwolves y repescado por los Celtics cuando durante semanas apuntaba a un regreso a Europa aunque los clubes del viejo continente no estaban dispuestos a romper la hucha por él. Es posible que -como dijo en su día Larry Brown– se creyera durante años que era el nuevo Toni Kukoc. Una herejía compararse con uno de los mejores jugadores europeos en la historia de la liga profesional. Eso sí, siempre podrá presumir del anillo de campeón con lod Detroit Pistons.

La segunda remesa de declaraciones jugosas debieron dejar perplejos a los compañeros de CSNNE.com: “Haré lo que haga falta, lo que necesite para ayudar al equipo. Así que ahora, si tengo que matar a alguien en la cancha, mataré a alguien en la cancha”.

Es verdad que esta desafortunada frase es sólo un “modus hablandi” y que la sangre al río nunca llegará –o sí- pero la nueva versión “Belén Esteban” de Darko Milicic es para echarse a temblar y/o reir. Lo que seguro provoca su incontinencia verbal será algún que otro incendio en el vestuario del TD Garden y no veo yo a Garnett, Rondo and company de apaga fuegos del mismo.

Desgraciadamente para él sus peores actuaciones mediáticas se han producido bajo presión. Vale la pena recordar la que lió en Granada durante la disputa del Eurobasket de 2007 defendiendo la camiseta de Serbia. Hasta ahora es su “oscar” . Serbia fuera de un Eurobasket en la primera fase y fin de ciclo de una gran campeona.

 

Por un perro que mató no le llamaremos mataperros, pero no creo en la redención de este angelito al enfundarse la camiseta verde. Un cursillo acelerado de modales ante rivales, aficionados y prensa no sé si es el remedio. Las sanciones económicas no lo han sido hasta ahora y las deportivas tampoco.

Sinceramente creo que los Celtics le han dado el “99” a un coche que pasa de 99 a 100 más rápido que el mejor Ferrari. Una bomba de relojería en toda regla. ¿Será capaz Doc Rivers de desactivarla? Se admiten apuestas.

@pilarcasado

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Boston Celtics

Continúa la conversación: Foro de los Boston Celtics

  Compartir en Facebook
Fecha | 06.10.2012 14:46

Recomendamos