Una patada en el culo

Andrew Wiggins./ Getty Images

Impotencia. Impotencia es lo que sentí al leer que el entrenador de la universidad de Andrew Wiggings había hecho unas declaraciones referentes a él. En mi opinión, son totalmente peyorativas ya que ni aportan nada al que está enterado de ellas, ni benefician al, por ahora, todavía jugador de Cleveland Cavaliers. Bill Self, su antiguo técnico, es quien ha hecho público que el rookie quiere ser traspasado, sí o sí.

Días atrás hablaba con un amigo de todo lo bien que está llevando Wiggins la fama de ser el pick #1 de un draft en la NBA. Cualquier niño que practique baloncesto sueña con llegar a ser en el número uno o jugar con LeBron James. Superada su adolescencia, Wiggins se encarama hasta esa primera elección y semanas después ‘King James’ hace público que regresa a Cleveland. Es decir, dos en uno. Fantástico, pero con LeBron no sólo regresa el hijo pródigo, sino que también las opciones al campeonato. Y con él, vienen refuerzos de lujo. Asimismo, Wiggins se convierte en una valiosa pieza de intercambio para que los Cavs adquieran otra pieza que les falta para ser claros favoritos. Objetivo: ganar el anillo a corto, medio plazo.

Le preguntaron a Wiggins sobre su posible traspaso y dijo que sólo quiere jugar en una franquicia en dónde le quieran. Dime lector, ¿se puede responder mejor con 19 años?. Posteriormente aparece Self y su confidencia. Dispuesto a escampar la primicia. Wiggins desea el traspaso. Ahora todo está fuera de lugar. No obstante, teclea ‘Bill Self’ en el navegador de Internet. No te sorprenderás. Si lo experimentas, las primeras opciones que aparecen son ‘divorce‘ y ‘salary‘.  Según KC Confidential tuvo un divorcio complicado en el que la prensa rosa se benefició bastante de dicha temática. Así pues, no es de extrañar lo declarado, ¿no?. Quiere prolongar su relación con los paparazzi.

Me sienta como una patada en el culo la gente de lengua demasiado larga. Supongo que dolido y agotado de tanta movida, al rookie le ha podido la presión. Ha girado la tortilla y todo es, una vez más, culpa de la prensa corrosiva. Wiggins publicó una foto en Instagram que para nada le vino a su favor. En ella deseaba la peor de las fortunas a sus detractores. Decisión errónea. No puedes hablar mal de la gente siendo un referente público, y menos si ya estás en boca de tantos. Pero a pesar de todo, considero que debemos dejar de lado este tema. La polémica que le rodea no puede ser más que absurda. Lo único que hace es privarnos de apreciar sus virtudes y si no es así, pregunto: ¿qué me dices de la más que satisfactoria Summer League de Andrew Wiggins?

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Cleveland Cavaliers

  Compartir en Facebook
Fecha | 14.08.2014 07:09