Cargando Cargando...

Una remontada que puede cambiar la historia

El gesto ganador de Dirk Nowitzki./Getty¿Se puede perder un partido cuando disfrutas de una ventaja de 15 puntos a falta de 8 minutos para el final? Los Heat demostraron que sí.

Es espectacular cómo puede cambiar la vida en ese espacio de tiempo.

Con un margen de ese calibre, algunos podían pensar que la serie no volvería a Miami. Dos a cero a favor de los Heat, tres partidos en Dallas y los Mavs hundidos. Pero las Finales decidieron mutar hacia otra cosa porque ocho minutos pueden ser un mundo. Muchos veían ya a Miami campeón. Sin embargo, la NBA tiene estas cosas. Y, sobre todo, tiene a un alemán con un dedo medio roto que quiere ponerse un anillo. Así de simple.

Carlisle probaba y probaba y no encontraba con la solución. Ninguna servía para que los Mavs remontasen. Nada. Sin embargo, los Heat se vistieron de Cavs y Lebron se vistió del Lebron del pasado. Ofuscación e individualismo en el momento más inoportuno para tirar por la borda la ventaja. Eso y un alemán con el dedo roto.

Los últimos treinta segundos del partido son para tenerlos en casa grabados y volverlos a ver. Si alguien se fue a dormir con los Heat quince arriba, se han perdido un momento glorioso de las Finales.

¿Y saben lo mejor de todo? Pues que la serie viaja a Dallas. La ciudad se veía derrotada, pero una remontada puede cambiar el curso de su historia. Un dedo roto con anillo puede quedar hasta bien…

@ICano14

  Compartir en Facebook
Fecha | 03.06.2011 07:08

Recomendamos