Cargando Cargando...

Wade impone su ley en Miami

Bandeja de Dwyane Wade, el mejor de los Heat en el primer partido de las Finales./Getty Images

MIAMI HEAT 92 – DALLAS MAVERICKS 84 / Serie: 1-0
Estadística completa

Los Heat de Miami ya mandan en las Finales de la NBA. Golpe de autoridad de los de Florida que derrotaron por 92-84 a los Mavericks de Dallas al ritmo de Dwyane Wade. `Flash’ Wade, bien secundado por LeBron James (24 puntos y 9 rebotes) y Chris Bosh (19+9), fue el mejor del ‘Big Three’ al anotar 22 puntos, capturar 10 rebotes y repartir seis asistencias. El segundo partido de esta gran final por el anillo –serie prevista al mejor de siete- se jugará el jueves de nuevo en Miami.

Todo apuntaba a una batalla que se jugaría sobre un tablero de ajedrez. Los peones defensivos de los dos equipos estaban en el quinteto inicial con la misión de bloquear los movimientos ofensivos de las estrellas rivales. Así, DeShawn Stevenson era el encargado de seguir cada paso de LeBron James; mientras Joel Anthony se esforzaba en desdibujar la versatilidad ofensiva del alemán Dirk Nowitzki. Estas asignaciones individuales bloquearon el ritmo anotador del partido, un choque que comenzó con bajísimos porcentajes en el lanzamiento exterior. Un pobre 29% en tiros de campo exhibían las estadísticas de ambos equipos al final el primer cuarto.

En esos 12 primeros minutos, que finalizaron con ventaja de un punto para los Mavs (16-17), los visitantes vivieron de los tantos anotados desde posiciones exteriores y salvando las imprecisiones que repetían con alarmante regularidad. Por su parte, a los Heat se les atragantó una defensa zonal que les plantó Rick Carlisle, entrenador de los de Dallas, al que no pasó desapercibido que al rival les falta un timón que lea con criterio ciertas situaciones defensivas como ese dibujo zonal 2-3. Ante este reto, el ‘Big Three’ de Florida suministraba de (escasos) puntos a los locales. LeBron, Wade y, sobre todo, Bosh –excepcional su trabajo dentro de la pintura- eran los únicos que anotaron en los primeros 14 minutos, fue ese el momento en que Mike Miller acertaba con un triple con el que los Heat se colaban por delante (21-20).

Salió JJ Barea a la pista para dar descanso a Jason Kidd y fue el puertorriqueño el que rompería la maldición de los Mavs al anotar la primera canasta de su equipo dentro de la zona del rival. Habían pasado 16 minutos sin un solo punto de los visitantes en el juego interior y aún así los Heat no conseguían dominar. Fue Mario Chalmers el que soltó la muñeca y dio un empujón al tanteador de los de Miami, que lograron una máxima ventaja de 4 puntos (30-26) en el minuto 19. Un marcador muy por debajo de los parámetros que prometía un partido con mayor alegría ofensiva al contar estas finales con jugadores a los que les sobra talento, puntería y voracidad anotadora.

Dirk Nowitzki es uno de ellos y así lo demostró en una sensacional ráfaga ofensiva antes de alcanzar el descanso. Siete de puntos del alemán en poco más de dos minutos, que remataron Marion –excelente en el segundo cuarto- con una canasta de dos y un acertado Terry con un triple para que los Mavericks se fueran al vestuario con 43-44 al descanso.
El arreón de los Mavericks nada más comenzar el tercer cuarto fue seco –parcial de 0-7- y provocó que Erik Spoelstra, entrenador de los Heat, se viera obligado a solicitar tiempo muerto dos minutos después de haber regresado del vestuario (43-51, min. 26). Dallas se propulsó metiendo una marcha más en ataque. Por fin exhibían ese contraataque tan temido por sus rivales.

D-Wade tomó el mando
La defensa de Miami volvió a regular su balance defensivo y frenó la temida velocidad de su rival en la lucha por el anillo. Además, Dwyane Wade, apagado durante los dos primeros cuartos, lució galones de campeón y los Heat fueron recuperándose de ese golpe en la mesa que dieron los Mavs de salida (57-57, a 2:40 minutos para el final del tercer cuarto).

Un triplazo sobre la bocina de LeBron James certificó un parcial de 22-10 con el que los Heat recuperan el mando por 65-61 a doce minutos del final. Los de Dallas habían pasado de dominar a contagiarse del ritmo pausado que también se adapta al juego de los Heat y de sus “Beach Boys”.

La defensa de los Mavericks perdió el grado de concentración que debe exigirse a un equipo que pretende luchar por el anillo. Sin intensidad y carentes de concentración, los Heat fueron ganando metros según se acercaba el final del primer asalto de estas Finales (72-66, a 8:10 para el final). El rebote era de los de Miami y si a este equipo le ofreces segundas opciones en ataque los de Florida no suelen desaprovechar los regalos rivales.

Dwyane Wade zanjó el partido en un minuto extraordinario. Primero colocó un tapón a Shawn Marion y, a continuación, remato su brillante acción defensiva con un triple que le daba nueve puntos de ventaja a los Heat a poco más de tres minutos del final. “Flash” levantaba al público de sus asientos y empujaba a sus compañeros a seguir con el espectáculo camino del primer punto de las finales. Los Mavs no se levantaron de la lona por mucho que Nowitzki, máximo anotador del partido con 27 puntos- reclamara los balones en ataque. Miami firmaba con autoridad -por 92-84- el primer punto de las Finales.

LOS MEJORES

  MIAMI DALLAS
PUNTOS James 24 Nowitzki 27
REBOTES Wade 10 Marion 10
ASISTENCIAS Wade 6 Kidd 6

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Dallas Mavericks

Continúa la conversación: Foro de los Dallas Mavericks

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

Continúa la conversación: Foro de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 01.06.2011 06:16

Recomendamos