Cargando Cargando...

Ya llegó lo bueno

NBA Playoffs./ Getty Images

Los Playoffs 2012 ya están aquí. Las eliminatorias por el título han llegado y ¡de qué manera!. Los primeros partidos de cada eliminatoria han servido para que cada equipo ponga sobre la mesa sus cartas y enseñe realmente qué intenciones tiene de cara a conseguir el anillo. Nadie, absolutamente nadie, ha quedado indiferente y es que, lo queramos o no, los playoffs son lo que verdaderamente interesa al público NBA. Al menos al público americano (y algo me dice que a la inmensa mayoría de los fans ‘overseas’). Éste es el verdadero espetáculo. El mejor baloncesto de la mejor liga del mundo.

En todo el tiempo que llevo cubriendo la NBA en New York (con escapadas varias a ciudades próximas) nunca nadie me ha dicho de ver un partido de regular season juntos. De hecho, no  recuerdo que alguna vez alguien me haya preguntado dónde iba a ver un partido o a qué hora juega tal o cual equipo durante el mes de febrero (por decir uno al tún tún). La temporada es muy larga y cuando no, como ha sucedido esta campaña, la acumulación de partidos es enorme y el ritmo demasiado frenético. Ni siquiera una derrota afecta a un equipo porque a los dos días a más tardar se tiene otro partido y muchas veces n viaje de por medio. Hasta las rachas de derrotas fluyen con el devenir de las franquicias sin llegar a convertirse en el drama que los fans se creen que son. Realmente lo importante son los playoffs. No hay más vuelta de hoja.

NBA Playoffs San Antonio./ Getty Images

Llegados a este punto, el interés por la NBA crece de manera importante, e incluso me atrevería a decir que en algunos casos surge de la nada. En el escenario que a mí me toca más de cerca, tengo que decir que las camisetas y gorras de los Knicks se multiplican por docenas. Los ‘sports bar’ colocan la bandera del equipo local en el lugar más visible del establecimiento, tanto fuera como dentro, y ofrece ofertas especiales durante los partidos de los ‘Bockers. Hasta el Madison Square Garden se engalana para la ocasión. No importa si Miami va a barrer a los de la Gran Manzana en la primera ronda o si hay esperanzas reales de pasar la eliminatoria. Los playoffs motivan a los aficionados y estos quieren vivir juntos el momento. De las victorias de su equipo o de su despedida hasta el año que viene.

Las televisiones de los locales donde días atrás normalmente reina la recién comenzada liga de baseball y incluso las eliminatorias finales de la NHL de hockey sobre hielo, ahora tienen que compartir espacio con la NBA. La Liga no se encuentra ahí de relleno o por si entra algún cliente ‘descarriado’. No, realmente tiene importancia y recibe la atención de decenas de miradas ante un televisor que permanecen atentas a una competición sin importancia tan solo un mes atrás (por no hablar de sus últimas jornadas en las que ‘los buenos’ descansaban y a ciertos equipos se la traía al pairo el resultado). Es el momento de la verdad. El momento en el que el verdadero fan sufrirá o celebrará y en el que el aficionado esporádico disfrutará con un baloncesto cargado de intensidad y energía. Quizás el partido que se está retransmitiendo sea el último de uno de los dos equipos. Ahora cualquiera se puede ir a pescar. Es el ‘win or go home’. Ha llegado lo bueno.

@AntonioGil_SOSE

  Compartir en Facebook
Fecha | 30.04.2012 07:23

Recomendamos